Contacto:

CONTACTO: Correo: informativo.anahuac09@gmail.com / Twitter: @Xochimilco_MX / Facebook: Anahuac Xochimilco.

viernes, 13 de marzo de 2015

XOCHIMILCO solloza por sus raíces, pero colabora con la extinción de sus tradiciones

Por: Héctor Aguilar (Actualización)
 Xochimilco ha sobrevivido a más de 25 años de abandono total, pero por increíble que parezca sus condiciones naturales son tan extraordinarias que ahí se mantiene; claro, sin la magia que algún día mostró a turistas extranjeros y locales y hacia sus propios habitantes, quienes también han tenido un gran porcentaje de culpa por la crisis en la que se encuentra.

Lo más fácil siempre ha sido echarle la culpa al gobierno, y quien lo haga tiene toda la razón, las últimas nueve administraciones han dejado en el abandono esta región que alguna vez fue un verdadero pulmón de la Ciudad de México. Han permitido la llegada de gente, incluso, de Centroamérica, en territorios ecológicos, etc.

Que no ha habido presupuesto, ni interés de todos los niveles de gobierno es una realidad, y que el abandono ha sido tal que conforme pasan los años parece no tener salvación, es totalmente cierto.

De hecho, parecería que tanto el gobierno local como el federal tendrían el interés de que Xochimilco desapareciera como tal, que sus canales se extinguieran, que sus amplios espacios y terrenos se convirtieran en parte de un consorcio de construcción de vivienda, que les dejarían miles de millones de pesos, que la tierra se erosionara, que todo lo que nuestra generación alcanzó a ver desapareciera.

Pero también los habitantes de esta demarcación tenemos la culpa, y quienes más culpa tienen son los que más años tienen aquí. Las familias con mayor tiempo en esta demarcación, esas que con sus nuevas generaciones se han deshecho de lo que un día fue lo más preciado para sus bisabuelos, sus abuelos y sus propios padres: sus terrenos. 

Hace unos días escuchábamos a una persona de unos 30 años, quejarse porque las tradiciones de un pueblo tan arraigado como San Mateo Xalpa se están diluyendo con la llegada de miles de personas que han ocupado enormes extensiones que han sido construidas en casas habitación.

“Desde Santiago, la zona de Acoca, los Tlaxiopas, hasta San Mateo nos han dado en la torre, son gente que no es de aquí, que no tiene arraigo ni tradiciones. Que vienen a provocar mayores problemas de tráfico, gastan más agua que no tenemos y provocan muchos problemas que no teníamos hace años”, nos comentaba.

Eso sí, nuestro platicador amigo traía una enorme Ford Lobo roja, y en el aparato reproductor de música se escuchaba a Julión Álvarez y luego a la Arrolladora tocar música de banda, con un alto volumen.

“Tenemos que hacer algo para frenar la llegada de tanta gente que no es de aquí”, nos dijo.

 Lo cierto es que nuestro entrevistado se quejó amargamente, pero él hizo algo que provocó este mismo problema que tanto critica. Él no le tuvo fe a lo suyo, a sus tradiciones, a su patrimonio, ese enorme terreno que era de su bisabuelo, que luego fue de su abuelo y que sirvió para alimentar a su padre ya que ambos se dedicaron a la siembra, al cultivo, fue por generaciones de su familia, pero él le sacó la firma a su viejo padre y lo vendió.

De un plumazo terminó con 80 o 90 años de tradición familiar.

Y así como él, hay cientos de ex dueños de terrenos jóvenes que se quejan por la llegada de miles de personas a Xochimilco, pero quienes también han colaborado para ello, porque si no quieren que vengan, ¿por qué les venden? 

Esos terrenos fueron propiedad familiar por décadas y sus familiares los trabajaron, pero ellos vieron lo más fácil, los vendieron, sin importar la historia que tenían, las horas que sus familiares se rompieron la espalda cosechando en ellos, ¿y ahora se quejan? 

Nosotros no vimos que nuestro entrevistado saliera llorando cuando subió a su camioneta y se dirigió al centro de Xochimilco: “Voy a sacar dinero del banco, porque le quiero hacer un regalito a mi vieja”, mencionó. 

Esos sí, la recompensa les llegó, porque se pasean en enormes camionetotas,  cuentan con  una “gorda” cuenta en el banco, lo cual está bien, pero entonces no nos quejemos de por qué ha llegado tanta gente a Xochimilco cuando los dueños y no el gobierno, también han sido parte del problema y en muchos casos ni siquiera se han dado cuenta. 

Ya no hablemos de las organizaciones civiles que confunden el ayudar a personas que llegan a vivir a terrenos que no son suyos, quienes son engañados y compran un terreno que no pertenece al dueño o quienes votan por candidatos que ni siquiera conocen.

Tal vez por eso, solo tal vez por eso, Xochimilco está como está, ¿o usted qué cree?

0 comentarios:

informativo.anahuac09@gmail.com

informativo.anahuac09@gmail.com
Recuerde que todas las imágenes y contenidos son propiedad de Grupo Asesores Editoriales, con excepción de las marcadas. Queda prohibida su distribución o captura sin el consentimiento de este diario. Envíenos un correo para obtener el permiso correspondiente.